Por separado y mensualmente. Debes tener en cuenta que nunca llegan a los 30-31 días exactos. A veces facturan 28 días, y, el siguiente mes, 32 días. Incluso, 22 y 38 días.