Siguiendo la fórmula que aparece en el BOE, los kWh pendientes de consumo anual se multiplican por 0,0058 €. Por ejemplo, si el consumo medio anual de tu empresa es de 30.000 kWh y decidieras rescindir el contrato cuando quedan 4 meses y con 10.000 kWh pendientes de consumir, la penalización sería de 58 €. Pero, cuidado, porque algunas comercializadoras ignoran esta norma y aplican penalizaciones mucho más fuertes que se firman en el contrato y que aparecen en la letra pequeña. Las comercializadoras que recomienda Asege aplican siempre la fórmula de penalización BOE.